Revista Barahunda Logo
 
Secciones
 
 
Otras Entrevistas
 


Barahunda
 
Indie-GO: ETAPA PRIMARIA
 
   
 
Artículos Relacionados A Edición:
WarCry: Los Poetas 'Astúricos'
Lacuna Coil: Las Mentiras Extremas
Legend Maker: Heavy Duro Desde...
Estrambóticos: Entrevista Exclusiva
Aztlán: Breves De Bandas Mexicanas
The White Stripes: Sonidos Bestiales
Abiline Networks
Audioplatox: Novedades Auditivas
Banda: The White Stripes
Título: Sonidos Bestiales
Autor: Tim Havard
Datos De Edición:
Revista No. 43 (Jul, 2003)
Gráfico De Portada:
Revista Barahúnda
 
 
The White Stripes
 
Mucho se ha hablado de la nueva ola de Punk que nos inunda desde Suecia, Australia y Gringolandia. En cuanto a la producción de este último país, a veces hasta parece que estamos en el pleno 70's por la cantidad y variedad de grupos minimalistas saliendo del eje Nueva York-Detroit. Pero seguramente el grupo que más da para hablar es The White Stripes quienes acaba de lanzar su nueva producción Elephannt (Sum Records, 2003), con sonidos bestiales arrancados del corazón de la ciudad del automóvil: Detroit, lugar que dio a luz a los legendarios Stooges- que son como para molestar a tus vecinos.

Minimalistas por antonomasia, The White Stripes hacen con la guitarra, la voz y la batería mucho más de lo que otros imaginan en sus sueños más perversos. Quizás el representante más consentido de esta nueva ola de neopunks, The White Stripes no solamente han encontrado el éxito comercial sino también a los alabados críticos, sobre todo en Inglaterra donde grabaron su nuevo álbum. Este disco es sin duda su "álbum inglés" porque, aparte de haberlo grabado en la isla de Bretaña, Jack White aparece en la portada con ese símbolo tan inglés un bat de cricket, y en las canciones hasta hace referencias a la reina.

Elephant culmina el proceso evidente en sus tres primeros discos: The White Stripes, De Stijl y White Blood Cells, mientras regresa a las raíces del rock para reencontrarse con una música cruda y vital. Tal es su afición por la autenticidad del pasado que todas las canciones del presente disco fueron grabadas sin recurrir a las computadoras, "ni en la composición, grabación, mezcla o producción de este disco", como se anuncian orgullosamente en el disco mismo. Para tales fines, el grupo se refugió en el estudio Toe-Rag en el este de Londres, ya reconocido como la sede espiritual del "punk-blues", en abril del año pasado para aprovechar un estudio con tecnología que no rebasa al año 1963.

En lugar de ofrecer un disco "retro", The White Stripes asaltan al público con un muro imponente de distorsión generado por una guitarra que Jack White maneja como una sierra eléctrica. No era una tarea fácil para el grupo la producción de Elephant dado el éxito inesperado de su disco anterior, White Blood Cells del 2000, que dejó a Jack y Meg White horrorizados ante la expectativa por este nuevo disco. Tal fue su preocupación que en un momento dado hablaban de Elephant como un disco "decepcionante" aun antes de su lanzamiento. Bueno, se equivocaron. No lo es. Para nada.

El disco, dedicado a, para, y sobre "la muerte de la amada" anuncia sus intenciones desde la portada que, además de seguir en la línea de sus discos anteriores por el manejo de solo tres colores: blanco, negro y rojo, retrata a Jack y Meg como figuras trágicas. En contraparte la melancolía sugerida por este retrato es ruidosamente violada por la canción que abre el disco, Seven Nation Army, el sencillo todavía en rotación en la radio mexicana.

Mientras el grupo es minimalista en cuanto a sus arreglos e instrumentación, los estilos que dominan en el disco son variados. Claro, nunca falta el Punk que es ampliamente demostrado en las canciones Little Acorns, The Hardest Button To Button y Girl You Have No Faith In Medicine; pero también encontramos el Blues magistral de Ball and Biscuit; los sonidos acústicos de I Want To Be The Boy To Warm Your Mother's Heart; un cover del clásico del Pop sesentero I Don't Know What to Do With Myself; y la fragilidad de la Balada en In The Cold Cold Night cantada por Meg. Hasta Jack y Meg se dan el lujo de ofrecer un comentario irónico sobre su misteriosa relación -¿son hermanos? o ¿están casados? en la última canción It's True That We Love One Another.

A pesar de esta variedad, cada canción lleva el sello ahora inconfundible de The White Stripes y, sin duda, el sonido que sale de tus bocinas al poner este disco te llegara como una patada (placentera) entre las piernas.
 
 
YouTube Twitter MySpace Facebook
 
 
Enla-C-ES
 
Barahunda Store
 
The Arte Records
 
Baúl De Entrevistas
 
 
Drechos Reservados ® Revista Barahúnda / Rafael Rosas (1999) (webmaster: barahunda@yahoo.com)