Revista Barahunda Logo
 
Secciones
 
Kaza Barahúnda
Las "Nius"
Aztlan - Tierra Mexicana
Propuestas INDIE
Música Electrónica
Especial-ES
Reseñas De Discos
Kultura Kontrakultural
Cibernétika
Viaje En El Tiempo
Zona De Ligasones
Kontactar A Kaza
Barahunda Records
Tienda Virtual
 
Otras Entrevistas
 
WarCry
Angra
Shaman
Dokken
The Stills
Bloc Party
The Bravery
Ash
Los Estrambóticos
Nébula
La Trenza De La Abuela
Yucatán A Go-Go
ABC Electrónico
 
Artículos Especiales
 
José Agustín
'Rius'
Paulo Cohelho
Feng Shui
El Factor Psi
 

Barahunda
 
 
Especial-ES 'Portada': ETAPA PRIMARIA
 
Especiales De Portada Especiales Internacionales Especiales De México
 
 
 
Artículos Relacionados A Edición:
Sepultura: La Última Devastación
Coal Chamber: ...Y Los Días Oscuros
Millencolin: Puro Punk Rock
Varios: El Rock Hidrocálido
Guillotina: Entrevista Exclusiva
Aztlán: Breves De Bandas Mexicanas
Ash: Entrevista Exclusiva
Layo & Bushwacka! y Balboa
Audioplatox: Plaquetas Sonoras
Banda: Sepultura
Título: La Última Devastación 
Autor: Rafael Rosas
Datos De Edición:
Revista No. 37 (Sep, 2002)
Gráfico De Portada:
Revista Barahúnda
 
 
 
 
Sepultura
 
Sepultura
 
Sin duda alguna, Latinoamérica ha sido una de las regiones que a últimas fechas ha logrado capturar la atención del mundo por su aportación diversa en la industria de la música y más concretamente al rock, ahora podemos degustar bifurcaciones pluriculturales en medio de fusiones que permiten exponer un sin número de tendencias; si echáramos un vistazo al mundo subterráneo donde se curte todo lo que hoy conocemos por moda, encontraríamos que fueron pocos los aquellos que lograron sobresalir desde las entrañas del cono sur en la América, quienes sin duda alguna estarían comandados por los brasileños de Sepultura, cuyo momento crucial fue la última gira que realizara el cuarteto original integrado por Max Cavalera, voz-guitarra, Paul Jr., bajo, Igor Cavalera, batería, y Andreas Kisser, guitarra.

En su comienzo, este grupo fue descrito como la contraparte sudamericana de Slayer por haber plasmado en sus primeras grabaciones Morbid Vicions o el Beneath The Remains con un Thrash Metal que tuvo gran demanda en su época por todo el viejo continente, pero no sería hasta el disco Arise cuando la música de esta propuesta daría un giro estrepitoso al ellos concentrase en los sonidos de su folklore más arraigado y adicionar su música con percusiones de las tribus brasileñas. La gira más exitosa de Sepultura vería la luz a mediados de la década pasada, un tour que haría el cuarteto por gran parte de los países que conforman nuestro mundo y que utilizarían para la promoción el último material grabado por esa alineación original, el disco Roots que al igual que su predecesor Chaos A.D., sirven hoy como libros sagrados del movimiento en todo el mundo; de hecho ellos fueron una de las primeras propuestas en establecer lo que en su momento se definió como Power Metal, estilo que mutaría a lo que hoy conocemos como Nu Metal, ya que la crudeza lírica así como un tratamiento especial en la batería y bajo, sería  un ingrediente principal en las presentaciones en vivo del grupo. Una referencia sería sin duda Territory, tema hecho a la medida de la devastación racial que haría Estados Unidos en la llamada guerra del golfo, donde una vez más ‘en nombre de Dios’, se dejó caer la muerte en el medio oriente.

De esa gira exitosa, se rescató un recital que ofreciera Sepultura en el Brxtol Academy de Londres, el 16 de diciembre del '96, y se editó recientemente como el primer disco en vivo oficial de la banda en sus ya casi 20 años de vida con el nombre de Under A Pale Grey Sky (Sum Records, 2002), donde escuchamos un inicio de concierto devastador con Roots Bloody Roots, tal y como solía hacerlo el cuarteto en sus días más bizarros, ante una audiencia un poco inerte a esa energía que proyectaba la banda sobre el escenario y con un set que rodeaban las dos horas. Hay un total de 28 temas que evidentemente se concentran más a su producción Roots, permitiendo dejar escuchar otras canciones hoy clásicas como Mass Hypnosis, Desperate Cry, Orgasmatron -cover a los aguerridos de Motörhead-, Slave New World, Troops Of Doom, Dusted y Kiowas entre muchas más.

En medio de esa gira, la banda también visitaría la Cuidad de México por segunda ocasión para dar un concierto en el Gimnasio Juan De La Barrera donde la fuerza que se desbordó por parte de los 'cuatro  fantásticos del metal latinoamericano', haría que sus seguidores brincaran de las butacas en la parte de abajo y comenzaran a pasar las sillas hacia a tras para tener espacio suficiente y dar cabida a uno de los slams, mosh y stage-divin's más viscerales vistos en tierras aztecas que terminaría en una batalla campal de los asistentes contra los 'puercos' de seguridad, quienes a toda costa no permitirían el desarrollo de estos ritos ante los antiguos del amazonas, y sorpresivamente al materializarse los cuatro en seres humanos éstos descenderían de su altar ubicado en la zona norte del gimnasio para defender a sus seguidores y rescatarlos de entre aquellos que con un uniforme patito se sentían dueños de las emociones.

Después de esa gira gloriosa, la banda comenzaría a tener algunos pequeños problemas internos que se ocasionaron por el manejo del manager del grupo, los cuales causarían la primera gran decepción del Heavy Metal en Latinoamérica, que gracias a Sepultura, había logrado hacerse de buena fama internacional hasta el grado de exigir más grupos de ese estilo de todos los países de esta parte del mundo, incluyendo México.

Por desgracia las diferencias internas harían que  más tarde la banda anunciara su desintegración ya que las relaciones entre el grupo iban de mal en peor. Luego de varios meses de muerte virtual la oficina del grupo anunciaría el triunfal regreso de la banda brasileña con la gran sorpresa de que Max quedaba fuera de la alineación y que su lugar sería ocupado por Derrick Green, un cantante de color quien les traería muchos problemas a la larga por ser negro y venir de una banda de Rap Metal, además de hacer que el sonido del grupo tomara otro rumbo, más enfocado a lo energético, fuerte; por una parte, ellos estarían vetados por una aparente rumor de racismo dentro de su compañía de discos.

Tiempo después de entre las cenizas, surgiría Max Cavalera con un proyecto bautizado como Soulfly que se caracterizaría por retomar la actitud cruda de la última parte de su banda anterior. Ambos visitarían una vez más las tierras aztecas en la misma semana a finales del año pasado.
 
 
YouTube Twitter MySpace Facebook
 
Revista Barahúnda
 
Enla-C-ES
 
Barahúnda Records
 
Tienda Virtual
 
Baúl De Entrevistas
 
Babasónicos
Rata Blanca
Bad Religion
Eric Singer
Asrai
Jeff Scott Soto
El Otro Yo
Ataraxia
Ill Niño
Corcobado
Incubus
The 69 Eyes
Attaque 77
Death Angel
Anthrax
Orphaned Land
The Mars Volta
Edenbridge
The Misfits
Dark Lunacy
Kittie
Haggard
Status Quo
In Extremo
Mägo De Oz
Kreator
Rhapsody
Luca Turilli
James La Brie
Color Humano
Slaughter
Bruce Dickinson
 
Derechos Reservados ® Revista Barahúnda / Rafael Rosas (1999) (webmaster: Barahúnda Master)